El diario granadino EL CORREO (1913-1934), fué fundado por quien fuera su Director, Carlos Rocha Avellán y es sobre todo recordado por haber dado acogida a las publicaciones literarias del Movimiento de Vanguardia, "Rincón de Vanguardia" y "Página de Vanguardia", a cargo de Pablo Antonio Cuadra Cardenal y Octavio Rocha Bustamante, hijo éste último de don Carlos y padre de Luis Rocha Urtecho, quien, junto con su nieto Luis Javier Espinoza Rocha, retoman hoy "El Correo Nicaragüense"; un blog pluralista, que agradece la reproducción de su contenido.

lunes, 7 de marzo de 2011

El gobierno, la mujer y visión subestimante

La misma primera dama Rosario Murillo sufre el perjuicio de ser mujer, a quien todos creen culpable y autora intelectual de los errores del Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, como una forma de descargar en la figura femenina los costos negativos de un gobierno que promete el 50% de cuotas de poder para las mujeres, pero a la vez las cambia constantemente, destituyéndolas y presionándolas para que renuncien

Por Leonor Alvarez | Política

Existe un anuncio comercial que promueve la marca de un automóvil en el cual aparecen tres secuencias de imágenes, donde está el mismo hombre joven, con una mujer diferente en cada secuencia. La publicidad intenta decir que el hombre puede cambiar de mujer, pero “el auto está garantizado”.

Un análisis semiótico, con una óptica feminista, interpretaría que este anunció plantea a la mujer como un ser desechable en la vida de un hombre, y aunque también pudo ser “una mujer cambia hombres”, el varón es “mejor visto” en esta situación.

Curiosamente, este anunció coincide con la situación cambiante que se percibe en los cargos de poder ocupados por mujeres en el gobierno del presidente Daniel Ortega Saavedra, quien sigue prometiendo el 50% del poder para ellas.
Sin embargo, seguramente, cuando Ortega prometió eso por primera vez, ninguna de las funcionarias que asumieron el reto pensó que el 50% iba a ser un mar de inestabilidad y de cambios.

Las funcionarias en altos cargos han sido las que más presiones han recibido para renunciar a lo largo de tres años del segundo gobierno orteguista. Algunas de ellas fueron destituidas después de brindar declaraciones a medios de comunicación independientes.

Ministerio de la Familia

En el Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez, es donde más cambios ha habido, con cuatro ministras destituidas: Glenda Ramírez Noguera fue la primera funcionaria de alto nivel defenestrada del Ministerio de la Familia, y sólo duró un mes en ese cargo. Fue sustituida por Rosa Adilia Vizcaya, y esta, a su vez, sustituida por María Isabel Muñoz, quien después fue reemplazada por Meyling Calero.

Finalmente Calero, quien asumió en noviembre de 2009, fue sustituida por la Directora del Programa Amor, Marcia Ramírez Mercado, quien actualmente se encuentra en el cargo.

Instituto de la Mujer
La segunda instancia gubernamental más inestable, después del Ministerio de la Familia, es el Instituto Nicaragüense de la Mujer, INIM. Hasta la fecha, por la dirección ejecutiva del INIM han pasado cuatro mujeres: Rita Fletes, Lilia Alfaro, Emilia Tórrez y Perla López Miranda.

Isabel Green Casaya, quien era vicepresidenta del Instituto de Seguridad Social, INSS, renunció a ese cargo para ser la directora ejecutiva del INIM, y hasta el momento se mantiene en el puesto.

Instituto de Cultura
El Instituto Nicaragüense de Cultura es otra entidad de incertidumbre. Margine Gutiérrez, quien ocupaba el cargo de Directora de ese instituto, fue destituida, y su puesto lo asumió Emilia Tórrez, a pesar de que entre el gremio artístico se rumoraba el nombre del Luis Morales Alonso. Sin embargo, Morales Alonso, reconocido artista plástico, finalmente quedó en el puesto cuando fue destituida Tórrez.

La Presidenta Ejecutiva de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, Ruth Selma Herrera, puso su renuncia, explicando a la vez que era por presiones del diputado orteguista Gustavo Porras. Fue sustituida por María Esperanza Acevedo Gutiérrez, quien también fue removida, y en su lugar quedó un administrador, el general en retiro del Ejército de Nicaragua, Evert Alemán Lara.

En 2007, el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales también experimentó cambios, la ministra, Amanda Lorío, fue removida y su cargo ocupado por Juana Argeñal.

Para el orteguismo “las mujeres son descartables”

Una frase de la periodista e investigadora Sofía Montenegro, miembro del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, grafica la práctica que tiene este gobierno con los mandos de mujeres.

Montenegro considera que para el gobierno orteguista se cumple la norma de que “las mujeres son las últimas en ser incorporadas a lo público y las primeras en ser corridas, y que mientras los hombres son permanentes, la mujeres son descartables”.

“Tienen una política de género confesional, reaccionaria, que despoja a las mujeres de los derechos que duramente han conquistado”, manifiesta la también directora ejecutiva del Centro de Investigación de la Comunicación, Cinco.
En ese sentido, Montenegro recuerda que la penalización del aborto terapéutico implica tener una “política de terrorismo de Estado contra las mujeres, porque las lleva a tener una maternidad obligatoria y les quita el derecho a salvar la propia vida”.

Diputadas “siervas”
Aun así, el partido de gobierno, Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, es la bancada legislativa que más mujeres tiene, con 14 diputadas.

Sobre este aspecto, Montenegro considera que “pueden tener un montón de mujeres, pero son mujeres que están en calidad de siervas o de vasallas”.
Por su parte, la diputada Mónica Baltodano opina que la participación numérica siempre es importante, pero está demostrado que “no es lo fundamental”.

“Si esta participación numérica no va acompañada de poder real y no va a respaldar una agenda de verdaderas reivindicaciones de la mujeres, se vuelve un asunto formal, es decir, podés tener una democracia que llene requisitos formales, pero no tenés una democracia verdadera”, dijo Baltodano, agregando que para el partido de gobierno, “las buenas ministras y funcionarias son las que no se sabe ni quiénes son”, porque no tienen que hablar y mucho menos opinar.

Para exponer el desprecio hacia la mujer en este gobierno, Baltodano menciona el caso de la alcaldesa y de la vicealcaldesa de Managua, Daysi Torres Bosque y Reina Juanita Rueda, respectivamente, detrás de quienes está Fidel Moreno, que es quien verdaderamente toma las decisiones en la municipalidad.

Murillo también es despreciada como mujer

La diputada también explicó que la misma primera dama, Rosario Murillo, es ejemplo de cómo es agraviada la imagen de la mujer en este gobierno, porque en general se cree que ella está detrás de las decisiones de Daniel Ortega, y entonces él es visto como manipulado por los intereses de ella.

“Todo mundo le echa la culpa de lo malo a ella (Murillo), y entonces él (Ortega) queda salvaguardado. Ella viene siendo como el escudo sobre el cual se estrellan todas las rabias o las cóleras”, explica Baltodano.

Por no ser incondicionales

Por otra parte, la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, Vilma Núñez de Escorcia, opina que esta situación no es una persecución por el hecho de ser mujer, sino por el hecho de no ser incondicional.

En ese sentido, Núñez considera que las mujeres despedidas son las que no se han querido someter a las líneas que impulsa principalmente Rosario Murillo.
Núñez también afirma que “es una farsa” decir que el 50 por ciento de los cargos lo tienen las mujeres, pero, además, explica que casi siempre se coloca a las mujeres en cargos que tienen alguna afinidad con el concepto de familia.
“Tienen la concepción de vincular a la mujer con la familia y no a la mujer como tal al frente de una responsabilidad”, expresó la presidenta del Cenidh.

También dijo que las diputadas del FSLN ante la Asamblea Nacional responden, más que a los intereses de las mujeres en general, a los intereses de su partido.

Otro doble discurso orteguista

El Informe 2008 sobre los Derechos Humanos en Nicaragua registró que “la actitud que tiene el actual gobierno en contra de las mujeres se percibe en un doble discurso. Por ejemplo, Rosario Murillo en reiteradas ocasiones ha manifestado que las mujeres jugarán un papel determinante en las políticas sociales, económicas y gubernamentales, que tendrán los mismos espacios de dirección en las diferentes instituciones de gobierno y entes autónomos”.

Sin embargo, el informe también indica que “el despido de mujeres en importantes cargos de decisión, continúa, y muy a pesar de contar con una Ley de Igualdad de Oportunidades”.

El documento menciona el despido de Susan Aguerri, Directora del Teatro Nacional “Rubén Darío”; el retiro y jubilación imprevista de la Directora del Hospital de la Policía Nacional, la comisionada mayor Raquel Valladares, y el despido injustificado de la directora del Hospital de la Mujer “Bertha Calderón”, doctora Olga María Chávez.

Una de las pocas funcionarias que ha sobrevivido en el cargo desde su nombramiento es la ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, quien precisamente ha demostrado su total “alineamientocon la forma de gobernar del presidente Daniel Ortega y de la primera dama, Rosario Murillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada